La ciencia, los aliens y el cambio climático

Jose Valle, 01/05/2017    #CALENTAMIENTO GLOBAL, #CAMBIO CLIMÁTICO, #PENSAMIENTO CRÍTICO




Vivimos una época apasionante. Nunca antes hemos tenido acceso a más recursos, materiales e inmateriales, y sin duda el conocimiento es el más valioso de todos ellos. Porque aunque algunos profetas lleven pronosticando el fin de la humanidad por la pobreza, los problemas de la energía, la falta de alimentos, el incremento de la población o por el exceso de mierda de caballo, lo cierto es que gracias al conocimiento seguimos adelante y con bastantes buenas perspectivas, en general.

El tema del calentamiento global y el cambio climático me tiene muy descolocado, uno más no creas, pero éste me parece especialmente importante, por las consecuencias que algunos anuncian y por lo dividida que parece estar la comunidad científica al respecto. Me siento incapaz de llegar a una conclusión razonada, sin que los intereses de unos u otros influyan en ella, si es que puede alcanzarse.

Hay una fantástica lectura de Michael Crichton Los extraterrestres causan el calentamiento global, en enero de 2003 en Caltech. Probablemente te suene porque es un médico y famoso autor de obras tan conocidas como Parque Jurásico. Es una larga, pero muy amena charla, llena de referencias y anécdotas que le sirven para desmontar algunos tópicos de la ciencia. No es que despeje el tema del cambio climático, pero es algo más a tener en cuenta, porque al fin y al cabo los científicos también tienen intereses que defender, y a algunos políticos parece que les viene muy bien.

Te recomiendo leer el artículo, del cual me he permitido extractar algunas reflexiones. Pongo el enlace a este blog, el que me han pasado, aunque hay muchas copias. La traducción del original de Crichton dicen es de Eduardo Ferreyra y está corregida por Daniel Rodríguez Herrera.

El consenso en la ciencia

<<Quiero hacer una pausa aquí, y hablar de esta noción del “consenso”, y del surgimiento de lo que ha sido llamado “ciencia de consenso”. La considero como un desarrollo extremadamente pernicioso que tendría que ser detenido de inmediato. Históricamente, el reclamo de consenso ha sido el primer refugio de los granujas; es una manera de evitar el debate aduciendo que el asunto ya ha sido establecido. Cada vez que usted escuche que los científicos están de acuerdo en alguna cosa u otra, ponga a resguardo su monedero porque está siendo atracado.
 
Dejemos algo bien claro: el trabajo en la ciencia no tiene nada que ver con el consenso. El consenso es asunto de políticos. La ciencia, por el contrario, requiere de sólo un investigador que esté acertado, lo que significa que él o ella tienen resultados que son verificables por referencias al mundo real. En ciencia, el consenso es irrelevante. Lo que es relevante son los resultados reproducibles. Los grandes científicos de la historia son grandes precisamente porque rompieron el consenso.
 
No existe el consenso en la ciencia. Si es consenso, no es ciencia. Si es ciencia, no es consenso. Punto.>>

<<el mayor asesino de mujeres era la fiebre puerperal, la que sobreviene después del parto. Una de cada seis mujeres moría a causa de ella. En 1795, Alexander Gordon, de Aberdeen, sugirió que las fiebres eran procesos infecciosos, y que él podía curarlas. El consenso dijo no. En 1843, Oliver Wendell Holmes afirmó que la fiebre puerperal era contagiosa, y presentó pruebas convincentes. El consenso dijo no. En 1849, Semmelweiss demostró que las técnicas sanitarias habían eliminado virtualmente a la fiebre puerperal en los hospitales bajo su gerencia. El consenso dijo que era un judío, lo ignoró, y lo echaron de su puesto. En verdad, no hubo un acuerdo general sobre la fiebre puerperal hasta comienzos del siglo XX. Así, el consenso tardó ciento veinticinco años para llegar a la conclusión correcta a pesar de los esfuerzos de prominentes “escépticos” de todas partes del mundo, escépticos que fueron despreciados e ignorados. Y esto, a pesar de la constante y permanente muerte de miles de mujeres>>

El invierno nuclear de Carl Sagan

<<Lo que he estado sugiriendo es que el invierno nuclear era una fórmula sin sentido, construida con mala ciencia, con fines políticos. Era política desde el principio, promovida por una muy orquestada campaña en los medios que tuvo que planearse con semanas y meses de antelación.>>

<<Una vez que se abandona la estricta adherencia a lo que la ciencia nos dice, una vez que se comienza a arreglar la verdad en conferencias de prensa, entonces cualquier cosa es posible. En un contexto, quizás se consiga alguna movilización contra la guerra nuclear. Pero en otro contexto, se obtiene lyssenkismo. En otro, se consigue la eutanasia nazi. El peligro está siempre allí, si se subvierte la ciencia con fines políticos.>>

<<El bochorno final vino en 1991, cuando Carl Sagan predijo en Nightline que los fuegos de los pozos petrolíferos de Kuwait producirían un efecto de invierno nuclear, causando “un año sin verano”, poniendo en peligro las cosechas de todo el mundo. Sagan enfatizó que el resultado era tan probable que “debería afectar los planes de guerra”. Nada de eso sucedió.>>

La EPA y el consumo pasivo de tabaco

<<En un panfleto de 1994, la EPA dijo que los once estudios en los que había basado su decisión no eran en sí mismos concluyentes, y que colectivamente entre ellos le habían asignado al consumo pasivo de tabaco un factor de riesgo de 1,19 (como referencia, un factor de riesgo inferior a 3.0 es demasiado pequeño para que la EPA tome alguna acción, o para ser publicado en el New England Journal of Medicine, por ejemplo)>>

<<Esto era abiertamente un fraude científico, pero formó las bases para las prohibiciones de fumar en restaurantes, oficinas y aeropuertos. California prohibió fumar en público en 1995. Muy pronto, ningún reclamo fue demasiado extremo. Para 1998, el Christian Science Monitor estaba diciendo que “el consumo pasivo de tabaco es la tercera causa de muerte prevenible en la nación”. La American Cancer Society anunció que 53.000 fumadores pasivos morían cada año por ello. La evidencia para estas afirmaciones es inexistente.>>

<<Como con el invierno nuclear, la mala ciencia es usada para promover lo que la mayor parte de la gente consideraría buena política. Ciertamente yo pienso que lo es. No quiero gente fumando a mi alrededor. De manera que, ¿quién hablará en contra de la prohibición del cigarrillo? Nadie.... la verdad es que ahora tenemos una política social apoyada sobre la más grosera de las supersticiones. Y le hemos dado a la EPA una mala lección sobre cómo portarse mal en el futuro. Le hemos dicho que hacer trampa es la manera de tener éxito.>>

Y el calentamiento global

<<Y así, en este elástico mundo de todo-vale, donde la ciencia -o la no-ciencia- es la sirvienta de cuestionables políticas públicas, llegamos finalmente al calentamiento global. No es mi propósito aquí reflotar los detalles de éste, el más magnífico demonio que asola al mundo>>

<<Nadie cree en una predicción del tiempo con doce horas de antelación. [El artículo es de 2003, cámbiese doce horas por una semana o dos, si se prefiere.] ¿Y se nos pide que creamos en una predicción que se interna 100 años en el futuro? ¿Y que hagamos inversiones financieras basadas en esas predicciones? ¿Es que todo el mundo se ha vuelto loco?>>

<<Pensemos en la gente de Nueva York en 1900, por ejemplo. Si ellos se hubieran preocupado acerca de la gente del año 2000, ¿de qué podrían haberse preocupado? Probablemente, lo que se preguntaría es de dónde conseguiríamos caballos suficientes. Y lo que haríamos con tanto guano de caballo. Si la polución equina era mala en 1900, piense en lo malo que sería cien años después, con tanta gente usando caballos.>>

<<Les recuerdo que en el tiempo de vida de la mayoría de los científicos que viven hoy, ya hemos tenido ejemplos de espantosas predicciones contradichas por las nuevas tecnologías. Me refiero a la Revolución Verde. En 1960, Paul Ehrlich dijo: “La batalla para alimentar a la humanidad ha terminado. En los años 70, el mundo sufrirá hambrunas – cientos de millones de personas morirán de hambre”. Diez años más tarde, predijo que cuatro mil millones de personas morirían de hambre en los años 80, incluyendo a 65 millones de norteamericanos. Las hambrunas masivas predichas jamás ocurrieron, y ahora parece que jamás ocurrirán.>>

Cuando la controversia se convierte en evidencia

<<El borrador del Informe 1995 del IPCC (preparado por los científicos) decía, “Toda afirmación sobre la posible detección de un cambio significativo del clima permanecerá siendo controvertida hasta que las incertidumbres en la total variabilidad natural del sistema climático se hayan reducido”. También decía: “Ningún estudio a la fecha ha establecido positivamente y atribuido todo, o parte del cambio de clima observado, a causas antropogénicas”. Esas declaraciones de los científicos autores del borrador fueron quitadas del texto final y, en su lugar, los miembros políticos del IPCC introdujeron lo siguiente. “El balance de las evidencias sugiere una discernible influencia humana sobre el clima”. >>

<<Del mismo modo en que hemos establecido una tradición de investigación de “doble ciego” para determinar la eficacia de las medicinas, también tenemos que instaurar la investigación de doble ciego en otras áreas políticas. De manera muy cierta, el exagerado uso de los modelos computerizados, tales como los MCG del clima, pide a gritos la separación de aquellos que diseñan los modelos de quienes los verifican. El hecho es que la actual estructura de la ciencia es empresarial, con equipos individuales de investigación compitiendo entre ellos por los fondos de organizaciones que, demasiado a menudo, tienen un claro interés en los resultados de la investigación...>>

Lomborg el ecologista satanizado

<<Se nos dice que la ciencia no es mejor que otra actividad. Estas ideas enfurecen a muchos científicos, y me enojan a mí. Pero eventos recientes me han hecho preguntarme si son correctas. Podemos tomar como ejemplo la recepción científica dada al estadístico danés Björn Lomborg, quien recientemente escribió un libro llamado El Ecologista Escéptico.>>

<<En la literatura profesional hubo quejas de que Lomborg no tenía estatura a causa de que no es un científico especializado en ciencias de la tierra. Su editor, Cambridge University Press, fue atacado con gritos de que el editor debería ser echado de su puesto, y que todos los buenos científicos deberían evitar la editorial.>>

<<Pero por supuesto que el libro pasó la revisión de tres científicos de la tierra en ambos lados del Atlántico, y todos recomendaron su publicación. Pero, ¿qué hacen los científicos atacando una imprenta? ¿Es este un nuevo macartismo proveniente de los científicos?>>

<<El Scientific American atacó a Lomborg usando once páginas, y sólo descubrió nueve errores fácticos, a pesar de su afirmación de que el libro “estaba repleto de errores descuidados”. Fue una pobre demostración caracterizada por viciosos ataques ad-hominem, incluyendo una comparación de Lomborg con un negador del Holocausto. El asunto fue descrito como “La ciencia se defiende a si misma del Ecologista Escéptico”.¿Realmente tiene que defenderse la ciencia a si misma?>>

<<Cuando Lomborg pidió espacio para rebatir a sus críticos, se le concedió únicamente una página y media. Lomborg dijo que no era suficiente, puso los ensayos de sus críticos en su página web y los respondió detalladamente. El Scientific American amenazó con infracción al “copyright”, y le obligó a quitar esas páginas de Internet.>>

<<Por supuesto, cualquier científico puede ser acusado en la forma en que lo fue Galileo. Pero jamás me imaginé que vería al Scientific American vestido con el ropaje de la Madre Iglesia. >>

Aquí tienes la transcripción completa en español.

Y el original en inglés.

Imagen por: Christopher Michel




0 Comentarios

Para comentar con tu nombre o un alias puedes registrarte o iniciar sesión si ya tienes cuenta.


Este es un comentario anónimo






Noticias recientes